Ir al contenido principal de la página
Naturopatia y Bienestar - Centro de Naturopatía, Osteopatía y Fitoterapia Biológica
Búsqueda avanzada

Clasificación de los Alimentos

Agosto de 2013

Los alimentos pueden ser de tres tipos:

Proteínas: carne, pollo, pavo, pescado, marisco, huevos, leche y productos lácteos, derivados de la soja.

Hidratos de Carbono: harinas (pan, pasta, bollería, etc.) arroz, patata, azúcares, frutas, verduras. Es importante hacer una distinción entre:
  • Los hidratos de carbono simples o de absorción rápida.
  • Los hidratos de carbono complejos (éstos últimos son los más aconsejados).

Glúcidos: (Grasas). Son necesarias para la síntesis de moléculas indispensables que el cuerpo no puede producir por sí mismo. En muchas ocasiones la falta de ácidos grasos "esenciales” o un desajuste en la proporción de las mismas puede dar lugar a diversos trastornos, entre ellos, problemas en la piel. Las grasas que deberíamos evitar son las Saturadas. Se pueden dar de forma natural en algunos aceites vegetales como el de palma, o en las proteínas de origen animal como las carnes rojas y los embutidos. También pueden ser modificadas o transformadas y estar presentes en numerosos alimentos sobre todo los industriales y la bollería. En las etiquetas suelen aparecer como Hidrogenadas o Parcialmente Hidrogenadas. Estas son las que más deberíamos restringir por ser las más perjudiciales y si empiezas a fijarte en los ingredientes de muchos alimentos te sorprenderás de la cantidad de ellos que las llevan.

También se pueden "manipular” los aceites vegetales: refinándolos y transformando sus ácidos grasos o calentándolos en exceso cuando cocinamos (fritos). El aceite que mejor aguanta la temperatura sin transformar sus ácidos es el de oliva, por eso es el más sano para cocinar siempre que sea "virgen extra”, es decir, sin refinar. En cualquier caso, es más saludable tomar los aceites en crudo y siempre de primera presión en frío.


Alimentos desaconsejados

La capacidad digestiva es la responsable de la mayor o menor producción de toxinas, por tanto, todos aquellos alimentos que se digieren dificultosamente deben de ser eliminados, al menos al principio del tratamiento.

Entre los alimentos que más comúnmente pueden producir alteraciones en su digestión y favorecer la producción de péctidos salvajes, o toxinas digestivas, se encuentran:
  • La leche y productos lácteos.
  • La grasa animal.
  • La grasa vegetal hidrogenada, saturada o rancia (producción de factores proinflamatorios).
  • Las carnes de cerdo y derivados, carnes con un alto contenido en anabolizantes o antibióticos.
  • Los cereales ricos en gluten (trigo, avena, cebada, centeno), el maíz, la soja.
  • Los azúcares de absorción inmediata.
  • Los edulcorantes artificiales.
  • Los productos alimenticios industriales ricos en colorantes (tetracina).
  • El café, cacao y bebidas refrescantes.
  • Algunas frutas como los cítricos, kiwis y hortalizas solanáceas, pueden ser factores favorecedores de la inflamación.

Alimentos aconsejados
  • Proteínas: Pescado, pollo y pavo, carnes magras, huevos (no fritos), legumbres.
  • Hidratos de Carbono: De absorción lenta como el arroz y pasta integrales, frutas y verduras (excepto la patata).
  • Glúcidos: Aceites vegetales de primera presión (sin refinar). Cocinar siempre con aceite de oliva virgen extra.


Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. (por ejemplo, páginas visitadas).

Puede obtener más información y configurar sus preferencias AQUÍ..
Ocultar este mensajeOcultar este mensaje