Ir al contenido principal de la página
Naturopatia y Bienestar - Centro de Naturopatía, Osteopatía y Fitoterapia Biológica
Búsqueda avanzada

La alimentación en los casos de cándidas

Marzo de 2014

Candida Albicans es un hongo que vive normalmente en los seres humanos como parásito, al igual que miles de bacterias y otros microorganismos que habitan en nuestros cuerpos. Cuando el sistema inmunológico pierde su eficacia por cualquier motivo, el hongo puede crecer exageradamente y causar una infección grave. 

Nuestra alimentación puede prevenir su desarrollo negativo.

En principio, el hongo Candida Albicans puede afectar a todas las zonas de la piel, así como a las membranas mucosas, pero prefiere lugares húmedos y calientes. Por ello, son muy comunes las infecciones por este hongo en el sistema digestivo y los órganos genitales.

Las dietas modernas altas en azúcares refinados y productos procesados, son uno de los factores contribuyentes a esta excesiva proliferación.

Hay que centrarse en varios puntos:
  • Restablecer un equilibrio de la flora intestinal.
  • Reforzar el sistema inmunitario.
  • Eliminar la proliferación de hongos.

Para ello, eliminaremos una alimentación con productos extremos, que produzcan un pH ácido en la sangre, que sean dulces intensos (azúcares refinados), o de consistencia pegajosa/enganchosa.

ELIMINAR/REDUCIR:
  • Todos los productos que contengan levaduras, fermentos, azúcar e hidratos de carbono (especialmente refinados).
  • Alimentos ricos en azúcares naturales, como las frutas y sus zumos.
  • Todos los endulzantes: azúcar, miel, endulzantes de cereales, maíz, remolacha… (los hongos proliferan en un medio azucarado).
  • Las bebidas alcohólicas fermentadas (cerveza, vino, sidra…)
  • Todos los horneados que contengan levadura, pasteles, etc.
  • No consumir alimentos ahumados o procesados, ya que todos contienen azúcar y levaduras.
  • Todos los productos lácteos.
  • Toda clase de champiñones.
  • Todos los productos derivados del trigo, incluyendo el seitán.
  • Bebidas estimulantes (café, té…) y las azucaradas.
  • Cacahuetes y frutos secos tostados y salados.
  • Todas las grasas animales y saturadas.
  • Aliños: vinagres, mostaza, pickles/encurtidos, mayonesa, aderezos para ensaladas.
  • Alimentos fermentados de soja: miso, salsa de soja, tempe.

TOMAR:
  • Cereales integrales (en muy poca cantidad): especialmente: arroz, mijo, quinoa, trigo sarraceno. Evitar todos los demás.
  • Leguminosas (poca cantidad), especialmente azukis o lentejas.
  • Toda clase de verduras a excepción de las que contienen fécula (patatas, boniatos, etc.).
    Verduras especialmente recomendadas: puerros, cebollas, coles, apio, nabos, rabanitos, daikon, verduras de hoja verde (berros, brócoli, etc.), mucho ajo.
  • Proteína: utilizar pescado, poca cantidad de leguminosas, tofu fresco (cocinado al menos 30 minutos). En casos de mucha debilidad tomar de tanto en tanto, huevos y pollo de buena calidad.
  • Tomar variedad de algas en cada comida.
  • Utilizar poco aceite: sésamo, girasol y oliva.
  • Si se desean galletas, utilizar galletas de arroz, un poco de pan alemán (sin levadura) cuando los síntomas mejoren.
  • Utilizar un buen preparado de Acidophilus, para restablecer el equilibrio en la flora intestinal.
  • Utilizar umeboshi y ajo a diario. Aunque el umeboshi sea una fermentación, su naturaleza es muy diferente (largo tiempo) a las demás.
  • Beber a menudo: infusión de tomillo o romero (sin endulzar).


Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. (por ejemplo, páginas visitadas).

Puede obtener más información y configurar sus preferencias AQUÍ..
Ocultar este mensajeOcultar este mensaje